Los síntomas de alcoholismo pueden pasar inadvertidos para personas que tienen poco contacto con los individuos que lo consumen, pero a medida que el consumo aumenta su círculo más cercano se va dando cuenta de lo que sucede. Esto se convierte en una situación complicada ya que todos queremos ayudar pero no sabemos la manera más adecuada de hacerlo, puesto que en primer lugar, cuando hablas con un alcohólico sobre su problema, siempre tienden a negar que lo tienen, por lo tanto en primer lugar lo que debemos hacer es cargarnos de paciencia y estar en todo momento para lo que puedan necesitarnos.

Es muy complicado presenciar la decadencia de una persona debido al alcohol y en algo que por mucho que quieras ayudarla, si ella no quiere, es imposible. Es por esto por lo que un alcohólico sufre con su enfermedad, pero la persona o personas que están alrededor también.88dea8e66eded2914b44bc8b 640 problems 300x199 Como ayudar a un alcohólico

Hay que ser muy paciente y tolerante, intentar no incurrir en riñas, disputas o enfados que lo que harán será que el enfermo se encierre cada vez más en sí mismo y no quiera la ayuda de nadie. Lo ideal es mantenerse junto a él durante todo el proceso, y en el momento que tenga un periodo de lucidez, en el que reconozca su enfermedad, en el que le pase algún hecho en el que pida ayuda, ahí es una de las ocasiones en las que podremos hablar abiertamente con la persona de este tema.

No va a ser fácil y muchas veces tras ese pequeño bajón, en cuanto se encuentran bien vuelven a su rutina con el alcohol, por eso hay que perseverar en los intentos hasta que la persona comience a convencerse. Lidiar con una persona bajo el síndrome de abstinencia también es muy complejo, por lo que tendremos que mantenernos fuertes frente a la adversidad.

Una vez que esta persona ha reconocido su problema o nos ha solicitado ayuda, es ahí cuando tenemos que apoyarla y estar con ella durante el tiempo necesario para que se sienta apoyada y no tenga a la soledad como consejera para volver a caer en el mismo problema.

A veces estas personas necesitan un poco de ayuda para darse cuenta de lo que les sucede y la asistencia a grupos de terapia y apoyo como alcohólicos anónimos y similares suelen hacerles bien.

Al principio no les gustará tener que reconocer públicamente que tienen un problema, pero este es uno de los pasos que deben dar para volver a sentirse sanos y que la felicidad vuelva a reinar en sus vidas.

Se les debe ayudar también a no volver a recaer, teniendo especial cuidado en comidas fuera de casa, reuniones familiares y celebraciones, en las que el alcohol no debe estar presente ni en pequeña ni en gran medida.

Una persona que ha tenido problemas con el alcohol no debe volver a tomarlo ya que este tipo de adicciones es recurrente, si se vuelve a pecar, decir “es solo una copa, no pasará nada” es auto engañarse y engañar a los demás, el alcohol es un tema muy serio como para que las personas que ya han sufrido alguna vez sus efectos puedan volver a caer en ellos.

Como no es un alimento fundamental no es necesario tenerlo en casa, ni comprarlo para las celebraciones. Ni siquiera, si se puede al menos al principio, es recomendable que la persona alcohólica no pase por el pasillo del supermercado en el que está, ni la asistencia a bares de copas o nocturnos en los que el alcohol es uno de los protagonistas.